Neoptiks: ArtNexus

ArtNexus Revista # 75 Dic – Feb 2010
LA Galería – Bogotá, Colombia – 2010 
Karen Aune
Karen Aune es una artista brasilera que está radicada en Bogotá hace tres años, y recientemente hizo su tercera exposición individual en Bogotá, titulada Neoptiks. Su obra toca el tema del cuerpo en cuanto organismo vivo, y como señala Santiago Rueda, la guía una preocupación esencial, “Las condiciones y tecnologías – que generan y mantienen la vida. Para hacer sus observaciones sobre el hecho vital, biológico y “natural”, la artista se vale de una serie de recursos visuales que parecen extraídos de fuentes diversas como las tecnologías médicas eco, radio y foto grafías -, los films y novelas de ciencia y Cyber ficción y los softwares de creación plástica electrónica.”
En sus anteriores exposiciones, Neodynamics: Stem Cells, (Galería Valenzuela y Klenner, 2006) y Technicolor (LA galería, 2007), su pintura nos aproximaba a fragmentos del cuerpo, formas orgánicas trabajadas con una técnica hiperrealista que contrastan con fondos de colores muy planos y vibrantes. En estas obras se aludía al cuerpo a través de formas y superficies que evocan la piel, los tejidos blandos y cartilaginosos. En la instalación Neoptiks que tiene como elemento central una pintura de gran formato, predominan los tejidos acuosos.
La pintura de 190 x 630 cm., compuesta por cuatro paneles, ocupaba toda una pared de la sala. En esa superficie lisa, brillante, impecable, las formas orgánicas, frágiles y transparentes se distorsionan, se alargan, se extienden junto a otras formas que aluden a la luz, al láser, a la tecnología avanzada. Unas y otras se desplazan vertiginosamente de un lado a otro de la tela generando unos agujeros negros que como ojos o bocas, parecen estar devorando la vida que se agita en torno a ellos. A distancia, esta pintura me recordó el mundo inquietante de Matta, donde se percibe un movimiento que parece salirse de los límites de la pintura, pero en la instalación de Karen Aune, ese vértigo no respeta esos límites, se extiende al espacio de la sala. Sobre las paredes, como si hubieran sido expulsadas de la pintura, encontramos pinturas más pequeñas de forma circular cubiertas con una tapa de acrílico convexa que evoca la estructura ocular. Bordeando la tela, como una expansión de la misma, regadas en las paredes y sobre el piso, hay otras pinturas que como manchas amarillas fluorescentes, de color plano, se esparcen por el espacio dando continuidad a la pintura, involucrando el cuerpo del espectador.
En el proceso de este trabajo coexisten muchos referentes artísticos, entre ellos, Bacon y sus cuerpos abiertos, sus gritos que nos conducen a un ¿paisaje multicolor y fascinante¿, según lo expresaba el propio pintor; el mundo del Bosco con esas burbujas inquietantes que se desplazan por el Jardín de las Delicias; el hiperrealismo de Rosenquist, y algunos artistas contemporáneos como Matthew Ritchie y Takashi Murakami. Por otra parte, la pintura está conformada por imágenes de origen tecnológico: fotografías de seres marinos, medusas y otros seres vivos que habitan en la profundidad de los océanos, seres frágiles y transparentes de estructuras primarias y apariencia acuosa, parecidos a las burbujas del Bosco. También se incluyen fotogramas de un video, donde se registra una cirugía ocular realizada con láser, de manera que el ojo se presenta a través del humor vítreo y la córnea. Estas imágenes se procesan, se modifican en el computador, y con ellas, a manera de un collage, se conforma la estructura de la pintura que se imprime sobre la tela. Esta impresión luego es trabajada con pintura al óleo, con una técnica refinadísima en la que la pincelada se oculta dando lugar a un mundo tan liso y luminoso como la pantalla del computador.
La obra de Karen Aune es especialmente interesante, sigue la tradición pictórica llevándola a ese grado límite que es el hiperrealismo, esa pintura que, a la vez que seduce, ofende y engaña al ojo. Con esa técnica hiperrealista da lugar a una superficie pictórica que nos seduce porque a la vez que es pintura, de una manera inquietante, evoca la vida, su movimiento, y también trae consigo la imagen virtual. Además, por su interés y la manera como trata el cuerpo, la fragilidad de la vida y el avance de la tecnología, trayendo consigo múltiples referencias artísticas. Hay en su pintura una lógica, un modo de proceder que le confiere peso, que atrae por su fuerte sensualidad.
Marta Rodríguez
Crítica de Arte
 http://www.artnexus.com/Notice_View.aspx?DocumentID=21055 
NEOPTIKS1A