Technicolor

Technicolor: Pintura Expandida
Juan David Laserna / Karen Aune/ Laura Pardo/ Liana García
LA galería, Bogotá
Colombia – 2007
“La ciencia es la pornografía última, una actividad analítica cuyo objeto principal es aislar objetos y hechos de sus contextos en el tiempo y el espacio. Lo que la ciencia comparte con la pornografía es esta misma obsesión: La actividad específica de ciertas funciones cuantificadas.”
(J.G. Ballard, “La exhibición de atrocidades”)
 
 “Los estados modernos, las compañías multinacionales, el poder militar, los aparatos del estado del bienestar, los sistemas por satélite, los procesos políticos, la fabricación de nuestras imaginaciones, los sistemas de control del trabajo, las construcciones médicas de nuestros cuerpos, la pornografía comercial, la división internacional del trabajo y el evangelismo religioso dependen íntimamente de la electrónica.”
(Donna Haraway, “El Cuerpo Cyborg”)
 
Gráfica popular, ilusión mimética, genealogías excéntricas y soportes electrónicos son algunos de los contenidos que pueden encontrarse en  la exposición Technicolor: Pintura expandida.  A través de la pintura, Karen Aune, Liana García, Juan David Laserna y Laura Pardo, utilizan la ductilidad y alta resistencia del medio para indagar sobre la naturaleza, las posibilidades y los límites de la imagen mecánica seriada en la era pos media.
Representación, Simulación, Realismo, Superficie, Organismo, Fisiología, Ingeniería de las comunicaciones, Subsistemas, Perfección, Optimización, Especialización funcional, Construcción modular, Reproducción, Réplica exacta y Valor comparable son las ideas que unen entre sí a estos artistas.
En sus obras, mente, cuerpo y herramienta se encuentran en términos muy íntimos.  Cada uno de ellos se somete a presentarse y simularse como un organismo mecanizado, donde el cuerpo (y  la pintura) son aparentemente reducidos a ser un recurso de la mente (y la tecnología).
Sin embargo en este aparentemente simple esquema se encuentran geometrías de diferencia y contradicción, aunque todos ellos sean intermediarios en las traducciones del trabajo manual a las tecnologías reproductivas, de lo material a lo inmaterial, de crear a  replicar  y podríamos decir, que de la mente a la inteligencia artificial. Las telas/pantalla de Karen Aune ofrecen una visión de alta tecnología del cuerpo. En sus obras la electrónica es la base técnica del simulacro donde suceden los encuentros entre lo virtual, lo orgánico y lo mecánico. Con desenfado, su obra celebra los acoplamientos inquietantes y placenteros entre la robótica, la biología como práctica clínica y como inscripción, la ingeniería genética, las prácticas médicas y la especialización orgánica de la  función sexual. Basadas en las  señales y ondas electromagnéticas, las pinturas de Liana García son ligeras y limpias, portátiles y móviles, secciones de espectro que recomponen un cuerpo expuesto a sistemas de vigilancia, medios sanitarios y ambientes saturados de  procesos de alta tecnología. El aumento de las comunicaciones, la oposición entre público y privado, el control de la población y la cibernética parecen ser las preocupaciones subterráneas en su trabajo.
La recuperación de cierta iconografía popular atrae a Laura Pardo. A través de ella se ocupa de rastrear la historia menor de nuestra modernidad. Aspectos de la producción económica y la regulación de los intercambios simbólicos y la subjetividad son resaltados con actos simples, sutiles e incluso íntimos, como lo son la recreación pictórica de etiquetas, estampillas y otras imágenes de la cultura de masas.
La obra de Juan David Laserna comparte el sistema arquitectural y los modos básicos de operación de los artistas ya mencionados, aunque su trabajo parece estar mas interesado en el escrutinio y valoración  de los usos y orígenes de la imagen y lo que construye y constituye la obra de arte terminada. Acá se encuentran dos personalidades en tensión: subconsciente vs. significado; ideas vs. visualidad; sensación visual vs. explicación lingüística; mirar vs. entender.  Puede afirmarse que el artista se interesa por las tecnologías para mirar y para dar el poder de mirar, y que para Laserna como para Joseph Kosuth “las verdaderas obras de arte son las ideas.” [1]
Santiago Rueda Fajardo
Curador, Historiador y Crítico de Arte
1 En el texto de la exposición Arte no antropomórfico (1967). Véase Wood, Paul. Conceptual Art, Tate Gallery, Londres,  2002.
BIOPHYTOS1p